Mi primera colonia Chispas

perfumesinfantilesHubo un tiempo en que era fiel a los aromas, mucho antes de que aquel novio me pusiera los cuernos y trastocase para siempre mi capacidad de compromiso con los perfumes. Sin embargo, han pasado tantos años desde eso que los únicos olores que aún recuerdo con una sana nostalgia son… los infantiles.

Ejercité mis primeras notas frescas con la tríada iniciática de cualquier infante español: Nenuco, Denenes y Chupetín. Créanme, no hay tantos países en el mundo que bañen en colonia a sus bebés con la intensidad con la que Tetis metió a Aquiles en el río Estigia para hacerlo inmortal. Se podría decir que nacemos con la colonia puesta.

Me hubiera gustado tener mi primera colonia Chispas pero mi madre nunca se animó y, a día de hoy, su olor me resulta tan sintético que no podría ni acercarme a ella de modo voluntario. Eso sí, como adelantando con qué me ganaría las castañas, muchos otros clásicos hcieron escala en mi neceser: Farala (tenemos chica nueva en la oficina… ES JUVENIL), Don Algodón (qué lejanos se antojan ahora los tiempos en que las fragancias venían sin vaporizador), You and You (les sonará, quizá, por su anuncio), Mango (jamás entendí que el tapón se asemejara al de una laca de uñas), Eau Jeune y Chanson d’Eau (se me parecían mucho y nunca me acabaron de convencer), cualquiera de las versiones de Ágatha Ruiz de la Prada (Corazón, Flor, Agua…) e incluso Anaïs Anaïs (cuya adquisición solo se desbloqueaba cuando uno ya se manejaba con soltura con la paga semanal. O cuando alguien la regalaba, que era como siempre llegaba a mis manos).

En mi nostalgia particular destaca Agua de Vida de Gal, un aroma fresco pero con bastante sillage que recuerdo con especial cariño. De hecho, si tuviera que elegir un olor de mi infancia, sería este sin duda. Está tan absolutamente descatalogado que no me puedo hacer con él ni por eso de mantener viva a la niña que llevo dentro. Pero no me dejen enredarme tanto, ¿cuáles son perfumes que hacen despertar su pituitaria más temprana?

 

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

10 comentarios en “Mi primera colonia Chispas

  1. Recuerdo todas aunque mi preferida era una variante del Musk de Astor con aroma a jazmín (esta: http://perfumes48horas.com/Fotos/musk%20vainilla%20web.jpg) La dejaron de fabricar y sólo la encontraba como regalo de unas novelillas de amor, que si recuerdo bien se llamaban también así: Jazmín. Compré novelillas que nunca leí hasta que se agotó aquel excedente de perfumes, y con él, mi adolescencia. Me voy lanzar a Amazon a ver si encuentro el último de esos frascos y recuperar un poco mis 15 años.

  2. Huelo Don algodon y vuelvo a los 14, agua de vida huele muy parecido a eternity para hombre, todas mis amigas olian a Jovan o Musk. Lo peor es que eden me lo han descatalogado y ando buscando tarros donde pillo. Y si, en UK los bebes no huelen a nenuco, por desgracia

  3. Servidora era de Estivalia, que es de hace más años… ¡Bastantes más años! Y tengo grabado el olor de un gloss en formato roll on de Margaret Astor (porque entonces todavía tenía un “Margaret” delante) tan pegajoso como dulce, brillante y oloroso! Era como una Fanta de Naranja con azúcar concentrada…

  4. Yo si tuve mi primera colonia Chispas, que nostalgia. Ya de adolescente olia a Anais Anais y a Eden….hoy me parecen tan empalagosas como adorables…..Y tienes razon Paloma, yo vivo en Oxford y mi hijo ha nacido aqui, y no encuentro colonias de bebe en ningun sitio! Aunque para esto ya esta mi madre que cada vez que viene me trae la botella tamano industrial de Nenuco…..:-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − = 1