Los anticelulíticos son para el verano

90414

Retrato que me hicieron a 40 grados en Madrid tras ponerme mi drenante efecto frío.

Cuando le conté a nuestra insigne directora la historia que estoy a punto de relatar, su única respuesta fue: cú-cú. Sí, amigos. Una sintética onomatopeya le bastó para ahorrarse mencionar la urgencia de mi ingreso en la López-Ibor. Así que, el disclaimer está hecho. Si leen a partir de aquí, es bajo su propia responsabilidad. Si deciden seguir mis peregrinas prácticas, también.

El caso es que, justo mientras cerrábamos el  número de agosto (que estará en sus quioscos el próximo 20 de julio, no demoren la compra), con los termómetros marcando treintaymuchos grados, le conté que cuando los rigores del verano azuzan en Madrid (ya saben, si el mercurio supera la barrera psicológica del 4-0) yo me unto las piernas de anticelulíticos/drenantes con efecto frío y salgo tan contenta a la calle. Ande yo fresca, ríase la gente.

Es verdad que el efecto no es permanente (ya quisiera yo), pero esos veinte minutos de mentol haciendo hormiguear las piernas, al tiempo que combate la celulitis, no los cambio por nada. Llámenme loca. Y fresca. Pero pruébenlo y refrésquense conmigo en esta hormigonera de secano que es Madrid.

A falta de que Carmena instale aire acondicionado en las paradas de autobús, como ocurre en Dubái, las alternativas más realistas (y económicas) que he encontrado son el Reductor drenante de piernas de Somatoline y el Gel de piernas ultrafrío Viviten de Arkopharma. Efectivamente, estoy un poco cú-cú.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 comentarios en “Los anticelulíticos son para el verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 + = ocho